sábado, diciembre 31, 2005

Año nuevo!!... ropa nueva??


Siempre ha sido así??, o este año el consumismo definitivamente nos consumió?? Hacer compras en un mall los días antes de Navidad era simplemente un caos con matices de misión imposible, un hervidero de gente que como autómatas se movían en franca desesperación y mal genio (compresible a esa hora en todo caso) a los que si no les seguías el ritmo y la dirección corrías el riesgo de morir aplastado por un coche de guagua, empujado por unos codos insolentes, golpeado por sus paquetes o chorreado por sus helados. Uno por supuesto tiene que defenderse y por lo tanto también se "arma" con paquetes y helados y sacando los codos hacia afuera, cual escudo defensor, comienza a caminar (en círculo por supuesto) y a recorrer ese mall hasta que ya no queda centímetro del suelo que no haya sido explorado... Bueno, eso en navidad a estas alturas, supongo que no es sorpresa para ninguno de los lectores porque seguro lo vió con sus propios ojos y lo vivió en pies adoloridos propios.

Pero que ahora.... pa año nuevo... suceda el mismo colapso otra vez?? no será mucho digo yo?? Ayer los probadores de mujeres eran un tumulto de tales dimensiones que intentar entrar con una sola pilcha parecía un insulto...

Situación típica:
- Hasta cuantas se pueden pasar??
- Cuatro...
- ohhh puedo dejar cinco aquí y las voy entrando de a poco??... (O_O)

Resultado... colas interminables, montones de ropa tirada por el suelo, desorden de tallas, marcas, precios y modelos, ropa destruída, calor... más ropa por todos lados y por el suelo, señoras de notables proporciones interfiriendo los pasillos e imponiendo sus humanidades armando taco y otra vez calooooor, mucho calor y aire viciado por tantos olores extraños que me hace recordadar a los japoneses con sus mascarillas de enfermera... ahora entiendo por qué. Ahora bien, que hacía yo en el mall en tan nefastas condiciones??... mi mismo poh!! también soy propensa al contagio por consumismo en cuarto grado!! solo fui pa mirar "algo" en una de esas encontraba la "tenida estelar" pa año nuevo, aunque por dentro pensaba en la tontera propia y en la ajena y recordaba que pa navidad me llegó mucha ropa, la mayoría sigue con las etiquetas puestas, necesito algo nuevo??... Nooo... tonces que hago aquí?? dejarme llevar por el sistema!! Nooooo!!... menos mal que me di cuenta (aunque fuera cuando estaban cerrando las tiendas, tal vez la repentina semiobscuridad me hizo reaccionar) esque comparar ofertas, diseños y calidades es mi placer culpable, me relaja y me gusta, lo admito, pero no era óptimo el día antes de año nuevo...

Año nuevo... ropa nueva??
Puede ser, pero comprada un mes antes jejjejeje

Que tengan una bonita celebración con la familia y/o amigos y como leí por ahí: lo mejor del 2005, sea lo peor del 2006... hasta el próximo año ;)

martes, diciembre 27, 2005

Dog-Dog


Como les contaba, esta Navidad fue al más puro estilo vegetación, naturaleza, calor y relajo. Nos fuimos el viernes y llegamos ayer por la tarde, lo pasamos tan bien que la experiencia quedó con ganas de repetición, además la familia hizo un nuevo amigo que pasará a integrar la zoolista que tenemos en la casa (canarios, cata, perro, sapos) es un can de muy dudoso pedigrí que un día pasando por el camino decidió desviarse hacia la casa y nunca más se retiró, un "ocupa" de cuatro patas y cuello de almeja con 1000 razas en el cuerpo que le dan ese típico aspecto de quiltro chileno y que la mayor parte del día pasa durmiendo a la sombra, fue bautizado como "dog-dog" en analogía a los monitos animados "cat-dog" ya que realmente parece que estuviera hecho de dos perros distintos. La parte delantera es ancha y musculosa, su cabeza grande y sin cuello, la parte trasera angostita y flacuchenta, con unas patitas de lana que inspiran el consejo a "comer zapallo detrás de la puerta" y unas orejitas amurcielagadas que complementan todo el conjunto. Como si esto fuera poco, conserva unos dedos extraños y pequeños que la mayoría de los perros ya no tiene y cuando corre lo hace al estilo "hiena" (según yo), aunque mi papá dice que más parece una oruga y mirandolo mejor tiene toda la razón, cuando corre solo mueve las patas y de las rodillas hacia abajo nada más mientras el cuerpo queda tieso como una tabla y su cabeza atornillada al cuerpo, es muy chistoso y además tiene gustos absolutamente selectivos; sólo acepta carne, grasas de pollo, pavo, jamón y todo lo que alguna vez tuvo vida y corría como él. La Bagu, mi perra de la ciudad come verduras y las grasas de pollo le dan asco, su postre favorito son las cerezas que se come con cuesco y todo. Dog-Dog en cambio atrapa conejos y se los come con pelo, las verduras le parecen comida de ovejas y vacas y la única proteina vegetal que consume me imagino la saca de los estómagos de los animales que caza... cuenta la historia que antes de instalarse en el Avellano era de unos huasitos que vivían por ahí y que se llamaba "Huascar"... pero de eso, hace mucho...


jueves, diciembre 22, 2005

Navidad en el bosque...


Me voy a pasar la Navidad al campo… con mucho calor, en plena cordillera tengo la esperanza de encontrarme con los duendes navideños que viven en los árboles…

Aprovisionados con bloqueador factor 30, quitasol y los regalos en una caja, partimos rumbo al Avellano…

Feliz Navidad para todos!!

miércoles, diciembre 14, 2005

Por fin!!!


Ya sucedió... por fin se terminó la angustia y los nervios, el dolor de guata de hoy en la mañana no es nada comparado con la tranquilidad que se siente luego de la defensa de la tesis, todavía no me acostumbro bien, pero ya soy ingeniero civil industrial titulado jajajaj aunque pa mi gusto el tremendo título me queda bastante grande, muchas palabras pa tan poco personaje...

PD: creo que me voy a tomar un recreo del blog, no quiero cerrarlo pero unas pequeñas vacaciones no me harían nada mal, gracias a todos los que desde lugares muy lejanos y otros no tanto me dieron ánimo... Hoy me siento muy feliz :)

domingo, diciembre 11, 2005

Plátanos maduros...


La historia no es mía, ojalá lo fuera...

"Tengo en el refrigerador dos limones, una bebida sin gas, una espinaca que parece verruga y una cebolla a medio picar… esta cocina lo que sí tiene harto son envases. Demasiados, diría mi mamá. Hace una hora ella me echó de su casa. Pero no estaba hablando en serio, porque hace siete meses que vivo sola y puedo dejar la loza sucia y la ropa tirada en el baño sin que nadie se enoje. Ella es dueña de un supermercado mientras que yo tengo una despensa insípida compuesta por yerba mate, soya, aceite y sal gruesa.

De almuerzo comí un plátano maduro, acompañado de una taza de café. Con mi canasta familiar mi mamá podría probar lo que piensa sobre mí: que sola, me voy a morir de hambre. Cada vez que llego tarde a abrir el negocio de mamá, ella me repite que no valoro lo que cuesta conseguir las cosas. Es que a mí no me acomoda ningún horario para trabajar. Cuando digo voy y vuelvo, todos se ríen porque saben que no regreso…

No me interesa estar detrás de un mostrador ni de empleada ni de jefa. Una vez una editora en Santiago me despidió. Yo le di las gracias y me vine a vivir a la playa. No tengo aspecto laboral. A mí me gusta jugar paletas hasta que se esconde el sol. Conversar hasta que el tema se acabe. Irme y llegar sin tener nada pendiente que arreglar. Salir en la tele cada cinco minutos hablando de música, o andar persiguiendo a los ministros por La Moneda como hacen algunos de mis compañeros de U., no me motiva. Prefiero hacer zapping cuando ellos aparecen en pantalla para evitar las comparaciones. No estoy trabajando en lo que estudié porque elegí tomar sol. Leer. Viajar. Dormir siesta. Escuchar, presenciar, protagonizar y escribir historias. Juntar conchitas y mirar la ola. Si mis metas en la vida fueron tener una gran tele o ahorrar para la vivienda, nadie me diría que soy una inconsciente. Pero como no tengo ganas de comprar nada, ni de vivir mucho rato en un mismo lugar, la gente cree que no tengo expectativas. Si ejerciera mi profesión de nueve a seis de la tarde encerrada en una oficina respirando smog, estaría bien enfocada. Eso dirían todos. Pero de seguro andaría amarga y depresiva y a nadie le parecería del todo mal. Yo me siento orgullosa de no tener que devolverme los domingos de la playa como todos, para ir a trabajar el lunes a la ciudad. Esa es mi elección, vivir como una gitana sin saber dónde voy a parar. Lo que no sé es cómo voy a hacerlo para financiar esta vida sin tener que almorzar plátanos maduros tan seguido. Esta idea de vida me agrada demasiado, pero también me hace sentir como una cabra chica hablando lo que muchos ya han dicho y nunca hicieron. O no lograron. Pero por más que me suenen las tripas, para mí ese fracaso sería más terrible que morir de hambre."

PD: Ya no recuerdo de donde lo saqué, si la autora pasa por aquí pido disculpas por usarlo sin su permiso, pero encontré tan genial el relato que lo guardé en el compu hasta que hoy, buscando unos archivos pal ppt lo encontré dentro de la carpeta "memoria" y no aguanté las ganas de compartirlo con quien quiera volar un rato...

martes, diciembre 06, 2005

Cambios...


Creo que nunca había dejado tanto tiempo sin actualizar el blog, lo que pasa es que no he parado en mi casa, ocupada terminando de hacer clases, y ahora más porque llega el momento y tengo que defender mi tesis. Me hago un espacio hoy para contarlo, y por si alguien sigue pasando por aquí no piense que desaparecí o tuve una repentina muerte blogosférica ;)

Me espera una semana de mucho compu, el ppt, los empastes, estudiar... Para los que han visitado esta ventanita muchas gracias por pasar, yo sigo intruseando por sus bitácoras, aunque menos seguido y sin dejar comentarios, cuado pase esta etapa y pueda respirar tranquila, disfrutar la compra de los regalos de navidad y relajarme, nos veremos más seguido jejejeje

Saludos inmensos para todos :)