sábado, marzo 18, 2006

LLorando de sueños

Image hosting by Photobucket


Este dolor no se me quita... lo siento constante, siempre dentro de mí, ahogándome y punzando para recordarme que existe y que no hay nada que pueda hacer al respecto más que ignorarlo... o tal vez no, no deba ignorarlo, sino aceptarlo como parte de mi misma y aprender a vivir con él.

No es eso lo que hace todo el mundo? Vivir con sus dolores pero ignorarlos anestesiándose con todas las sustancias del infierno y del paraíso juntas?

El dolor no desaparece, solo se duerme a ratos para luego renacer con más fuerza, y eso no es malo, nos recuerda que estamos vivos… mi abuela decía: si te duele es porque estás viva, agradece por eso.

Y agradezco, y elijo vivir con todos mis dolores y no me arrepiento de ninguno, y recuerdo mis cicatrices y las busco y las limpio, las mantengo a la vista para no olvidar lo que significaron en mi pasado, ni lo que intentan aclararme en el presente, ni lo que podrían cambiar en mi futuro. Y aún así, se me pierden en el intento.

Es cierto, tengo el poder de elegir, pero a veces me paralizo y el miedo al dolor de vivir me gana y me arrastro por los hechos como una espectadora, como si la vida fuera de otra, sin hacer nada para cambiar el curso de su destino, de mi destino. Quiero flotar y no puedo… la tierra me atrapa, me succiona… me asfixia. Quiero gritar, pero la voz no me sale.

lunes, marzo 13, 2006

El modelo Cavada

Image hosting by Photobucket


Cuando chica era fanática de las películas antiguas, ojala de la época de los romanos aunque también podían ser de vaqueros, semana santa significaba una sesión de cine completa y el deleite máximo en la fomedad de la radio tocando música que en vez de hacer reflexionar me sumía en el sueño más profundo y que si le sumábamos el mal tiempo que casi siempre acompañaba esas fechas, me mantenía en una especie de aletargamiento dramático.

Bueno, la razón del por qué me gustaban estas películas, era por la aglomeración de barbudos que salían en escena, desde Jesucristo hasta Judas, o desde los gladiadores, hasta los perseguidos cristianos, todos llevaban barba, es raro, pero a mis escasos años me despertaban una atracción y una mezcla de ternura extraña, si el héroe era barbudo y lo tomaban prisionero (además de propinarle torturas varias) me daba más pena que si se trataba de un hombre sin pelos. Fue en esa época cuando me di cuenta que la barba iba a ser un factor determinante en mis relaciones futuras con el sexo opuesto…

Y es, que seguramente, un macho barbón, acompañado de una voz profunda y ronca despierta mis instintos más prehistóricos de supervivencia y reproducción. Seguro que soy bien poco evolucionada y mis preferencias son bastantes básicas, un poco menos que aquella antecesora que se quedaba en la cueva esperando que el cavernícola de turno le trajera qué tirar al fuego pa la cena.

Sea como sea, la barba hace su diferencia jajjaja... mi mamá dice que me gusta que me traten a empujones… pero ella no entiende que no es eso, no es que me traten mal, que cuando se pierde el respeto se pudre todo. Pero hombrecitos de voz suave y conquistas lacrimógenas lo encuentro de lo más poco atractivo. Menos que hablen todo el rato en diminutivos, ni miedosos, ni sin carácter, ni cobardes prepotentes que se escudan detrás de gritos y/o golpes, ni faltos de opinión, tampoco aquellos de los que pasa a ser uno la hija y que te controlan hasta los programas que ves en tv... yo quiero alguien a la par mío, un compañero de afinidades y gustos, no un niñito pa cuidar, sino un hombre bien plantado, inteligente, que me desarme con argumentos consistentes y no con frases acarameladas salpicadas de azúcar...

... Y si tiene barba, mejor.

martes, marzo 07, 2006

La perla de oriente


“En esos días, ella se levantaba temprano y preparaba el desayuno, se vestía con sus mejores trajes, se adornaba con todas sus joyas, se peinaba con el pelo echado hacia atrás, sujeto en la nuca con una media cola, dejando el resto suelto sobre sus hombros. Nunca se había visto tan hermosa. Al principio, el primo la eludía, delante de ella mantenía los ojos en el suelo y casi no le hablaba, se quedaba todo el día en el almacén y por las noches salía a vagar por el pueblo; pero pronto le fue imposible sustraerse al poder de esa mujer, a la huella pesada de su aroma, al calor de su paso, al embrujo de su voz. El ámbito se llenó de urgencias secretas, de presagios, de llamadas….

… sucedía algo prodigioso… una guerra privada de ellos dos, una violenta lucha de voluntades. Kamal se batía en retirada, cavando trincheras, defendido por siglos de tabúes, por el respeto a las leyes de la hospitalidad y a los lazos de sangre que lo unían a Riad Halabí. Zulema, ávida como una flor carnívora, agitaba sus pétalos fragantes para atraerlo a su trampa… se transformó en una hembra enorme y fatal, una araña pálida tejiendo incansable su red.

Zulema se sentaba en la sombra del patio a pintarse las uñas de los pies y mostraba sus gruesas piernas hasta medio muslo. Zulema fumaba y con la punta de la lengua acariciaba en círculos la boquilla del cigarro, los labios húmedos. Zulema se movía y el vestido se deslizaba descubriendo un hombro redondo que atrapaba toda la luz del día con su blancura imposible. Zulema comía una fruta madura y el jugo amarillo le salpicaba un seno. Zulema jugaba con su pelo azul, cubriéndose parte de la cara y mirando a Kamal con ojos de hurí…

La mujer atrapó a su presa en el patio. El primo llevaba media banana en la mano e iba masticando la otra mitad, una barba de dos días le sombreaba la cara y sudaba porque hacia calor y era la noche de su derrota… El joven se detuvo con la boca llena y los ojos espantados. Ella se aproximó lentamente, tan inevitable como un fantasma, hasta quedar a pocos centímetros de él… Kamal… Kamal, y siguió un murmullo de palabras en la lengua de ellos, mientras un dedo de la mujer tocaba los labios del hombre y dibujaba su contorno con un roce muy leve.

Kamal gimió vencido, se tragó lo que le quedaba en la boca y dejó caer el resto de la fruta. Zulema le tomó la cabeza y lo atrajo, donde sus grandes senos lo devoraron. Lo retuvo allí, hasta que el se apartó y entonces se miraron jadeantes, pesando y midiendo el riesgo, y pudo más el deseo y se fueron abrazados a la cama de Riad Halabí.

De pié junto a la cama, Zulema lo envolvió en sus brazos y lo besó hasta que él atino a levantar las manos y tomarla por la cintura, respondiendo las caricias con un sollozo sufriente. Ella recorrió sus párpados, su cuello, su frente con besos rápidos, lamidos urgentes y mordiscos breves, le desabotonó la camisa y se la quitó a tirones. A su vez él trató de arrancarle la túnica, pero se enredó en los pliegues y optó por lanzarse sobre sus pechos a través del escote. Sin dejar de manosearlo, Zulema le dio vuelta colocándose a su espalda y siguió explorándole el cuello y los hombros, mientras sus dedos manipulaban el cierre del pantalón…

Kamal la empujó sobre la cama, y ella soltó un grito, aprisionándolo con sus gruesas piernas y arañándole la espalda. Él se sacudió unas cuantas veces y luego se desplomó con un quejido visceral; pero ella no se había preparado tanto para salir del paso en un minuto, así es que se lo quitó de encima; lo acomodó sobre los almohadones y se dedicó a reanimarlo, susurrándole instrucciones en árabe con tan buen resultado, que al poco rato lo tenía bien dispuesto. Entonces, él se abandonó con los ojos cerrados, mientras ella lo acariciaba hasta hacerlo desfallecer y por último lo cabalgó cubriéndolo con su opulencia y con el regalo de su cabello, haciéndolo desparecer por completo, tragándolo en sus arenas movedizas, devorándolo, exprimiéndolo hasta su esencia y conduciéndolo a los jardines de Alá donde lo celebraron todas las odaliscas del profeta.

Después descansaron en calma, abrazados como un par de criaturas en el bochinche de la lluvia y de los grillos de aquella noche que se había vuelto caliente como un mediodía.”

Eva Luna
Fragmento

domingo, marzo 05, 2006

Cuando el pasado te condena...


Hace poco llegó una antigua carta a mis manos... Año 1993, Punta Arenas… el antepasado de la “cabra chica gritona”: niña ñoña de 13 años (que se cree grande) le escribe una carta a su tía que vive en Viña…

Querida tía:

Primero que nada quería pedirle perdón por no haber escrito antes, pero resulta que había tenido mi tiempo completamente copado por las pruebas, menos mal que como me eximí no tuve que dar examen de matemáticas ni de castellano.

Aquí el tiempo ha estado muy raro ya que un día llueve y al otro hay un tremendo sol, ahora que salí de vacaciones lo he pasado bastante bien, salgo al centro, al “túnel” que es una cancha de paddle donde se reúne toda la juventud de Punta Arenas. Tengo muchos amigos y amigas y lo pasamos estupendo, ellos me dicen “Machins” por los autitos micromachines, que son pequeñitos igual que yo.

Antes de ayer me invitaron a una fiesta pero mi mamá no me dejó ir porque no conocía a la dueña de la fiesta, una amiga fue y dijo que había un tipo que se puso a tomar y después fue a vomitar al baño… menos mal que no fui!!

Con respecto a los amores, estoy solterita y sin compromiso porque hace un mes que terminé con Julio, en realidad me aburrí, era un niño muy tranquilo, no hacía nada, era como mi papá, serio, buen alumno, maduro, no le gustaba salir, tímido, y yo soy completamente lo contrario, en lo único que nos parecíamos era que los dos tenemos buenas notas, tampoco iba a fiestas. De todo esto me di cuenta unas semanas después de que empezamos a pololear, entonces me di cuenta de que ya no me gustaba, y se lo dije… parece que el pobre quedó bien mal, porque ahora su mamá ni saluda a la mía, cuando nada que ver ellas en este asunto.

Más encima la gota que rebalsó el vaso fue que me invitaron a una fiesta, bueno a todo mi curso, pero los chicos que la organizaron (del octavo, colegio de curas… puros hombres) son todos amigos míos, por supuesto que como nos invitaron a nosotras solas (te acuerdas que estoy en las monjas… puras mujeres) no podíamos ir con pareja, y yo no me iba a perder una fiesta sólo porque mi pololo no podía ir, entonces fui igual a la fiesta. Obviamente lo pasé súper bien porque estaban unos amigos, Rodrigo y Hernán que están en primero medio, ellos colocaban la música junto con otro que está en segundo.

Cuando llegué a la fiesta estaba Hernán afuera y me acompañó adentro, estuvimos conversando un rato y después se tuvo que ir a poner música. Me sacaron a bailar Carlos M, Carlos A, Felipe M, Rodrigo H, José Luís B, Daniel A, Carlos G, Jorge M y también David L y otros que no me acuerdo el nombre, pero a esos les dije que no.

Aparte de los que te dije que me sacaron a bailar más encima gané el concurso de baile con Hernán, salimos elegidos la mejor pareja. Como hay un montón de niños que andan detrás mío el 99% de los saludos que mandaron los chicos que estaban en la fiesta fueron para mí y lo más trágico fue que empezaron a decir Julio cornudo y puras cosas así, más encima cuando mi mamá llegó a buscarme entró a la fiesta y justo yo estaba rodeada de chicos que decían que no me podía ir porque tenía que bailar con Hernán por haber ganado el concurso… tuve que salir más que corriendo de la fiesta.

Todo lo que te conté fue un día sábado, al otro día, el domingo no vi a Julio, el lunes me llamó y me preguntó que qué había pasado en la fiesta porque todos sus compañeros de curso lo molestaban y los de octavo igual (él está en primero medio), me dijo que le decían cornudo etc… yo le dije que era todo mentira pero que tenía que decirle algo, pero que se lo iba a decir después porque todavía tenía que pensarlo.

En realidad yo no tenía nada que pensar, sólo era que no sabía como decirle que quería terminar para no herir sus sentimientos. Al final, el día miércoles se lo dije, le dije que quería terminar… conclusión, él quedó medio sonado y yo feliz de la vida, es triste pero qué se le va a hacer, soy mucho más feliz así.

Según mi mamá y mi papá dicen que yo soy una inmadura y hueca porque no supe aprovechar a Julio, la verdad es que yo lo único que quería después de la fiesta era terminar con él, y desde antes.

Mi mamá también dice que soy tan hueca porque tengo la suerte de que un montón de chicos anden detrás mío, y por eso me junto con los tipos más huecos igual que yo y salgo y nos juntamos en el “túnel” etc… aparte que con los chicos que me junto no tienen buenas notas porque lo pasan bien solamente… nada que ver con mi ex-pololo. Yo no sé si mi mamá tendrá razón o no, en realidad yo lo único que se es que con mis amigos de ahora lo paso suuuuuper bien, pero ultra bien. Soy una niña hueca pero muy feliz así, debe ser la edad… yo le dije a mis papás que cuando me case me iba a buscar un tipo serio, responsable, tranquilo etc… pero que por ahora me dejen pasarlo bien con mis amigos locos, locos, locos…

Bueno me despido, discúlpeme por la carta tan larga pero tenía muchas ganas de contarle mi vida actual, ahora voy saliendo a andar en bici con una amiga, porque como son las elecciones no se puede ir a la Zona Franca que es donde nos juntamos los sábados en la tarde.

Se despide cariñosamente su sobrina que siempre la recuerda…

Machins

PD: aquí en Punta Arenas se sale al centro como a las 18:30 y se vuelve como a las 20:30 (hora máxima que me deja mi mamá), no sé como será la juventud en Viña, quizás les den permiso hasta mucho más tarde… Ah!! Y a las fiestas me dejan máximo hasta la 1:30 de la mañana.

Chaoooooooo

---------------------------------

..... quién era la niña ñoña que escribió la carta?? a que no adivinan!!